Alcazar de Colón - Zona Colonial
Sobre la República Dominicana
Historia

Antes de la llegada de los conquistadores españoles guiados por Cristóbal Colón, nuestra isla estaba habitada por los Taínos, un grupo étnico cuya forma de vida se sustentaba de la caza, la pesca y la recolección de frutos.

A partir del encuentro de las dos culturas, de este grupo indígena y de los colonizadores, el 5 de diciembre 1492, “La Hispaniola” como la bautizó Colón, fue el escenario de todas las primacías en el “Nuevo Mundo”, ya que somos la primera ciudad con trazo europeo, donde se encuentra la Catedral Primada, la Universidad Primada, el Primer Monasterio, el primer hospital, entre otros.

Durante la colonización, convivieron tres razas: los españoles, que ejercieron un largo dominio; los africanos, traídos como esclavos por los anteriores y los nativos Taínos, dando lugar a una trilogía racial que legó sobre la cultura nacional un dechado de estilos y costumbres.

Por muchos años, nuestro territorio padeció el yugo de la dominación de españoles y haitianos, hasta que el 27 de febrero de 1844, un grupo de prohombres encabezados por el padre de la patria, Juan Pablo Duarte, proclamó la independencia de la naciente República Dominicana. Años más tarde, fue anexada otra vez a España, hasta que el 16 de agosto de 1863 con la guerra de la Restauración, el prócer Gregorio Luperón le devuelve la soberanía.

Otros acontecimientos de magnitud se suscitaron en la vida nacional, marcando profundamente la historia de nuestra república, como la invasión militar norteamericana, la primera (1916-1924), la férrea dictadura de Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961), la guerra civil de Abril (24 de abril, 1965) y la segunda intervención norteamericana (1965).

A partir de 1965, República Dominicana comienza a transitar por el camino de la democracia, constituyéndose en un Estado de Derecho con régimen presidencial, en donde cada cuatro años son celebradas elecciones libres.